Existen pocas recetas que sean tan tradicionales como las croquetas caseras. No sólo es un plato dentro de la gastronomía española, además nos encanta a todos.

Hay recetas muy variadas para todos los gustos. Pero las croquetas caseras, tradicionalmente, se preparaban para aprovechar la carne y la verdura que se utilizaba en el cocido. Poco a poco se ha ido introduciendo en nuestra gastronomía y hoy en día es un entrante y una tapa típica de España.

A continuación vamos a ver cómo hacer paso a paso croquetas caseras de pollo y jamón:

Ingredientes que necesitaremos:

  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 75 gr de harina de trigo
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • Una cebolla mediana
  • 200 gr de pollo cocinado y cortado en trozos muy pequeños
  • 100 gr de jamón serrano cortado a dados muy pequeños
  • Pimienta negra molida
  • Pan rallado
  • Sal
  • Un huevo batido

Preparación de las croquetas caseras:

Pon aceite en una sartén a calentar. Mientras, ralla la cebolla. Cuando esté caliente el aceite, pon la cebolla a pochar con un poco de sal hasta que comienza a dorarse.

Después ve echando la harina a la sartén, removiéndola y tamizándola. Usa un colador, de esta manera no habrá grumos. Se le da vueltas para que la harina se cocine un poco. Seguidamente añade el pollo y el jamón serrano. Y mezclamos todos muy bien dándole vueltas.

Luego añade la leche, calentada previamente, para evitar la formación de grumos. Se remueve todo poco a poco, hasta que la harina esté disuelta. Seguidamente añadimos la sal y la pimienta (al gusto de cada uno). Y lo removemos todo hasta que hierva y comience a espesar.  Para saber si la masa está lista, coge un poco con una cuchara y si observa si cae muy líquida o en el punto justo de espesor.

Cuando la masa esté en su punto, la sacamos y la liamos en film transparente para evitar que la masa comience a secarse, de esta forma no se abrirán las croquetas después. Mete la masa envuelta en el film en el frigorífico para que se enfríe.

Una vez que la masa está fría, la dividimos en tiras con la forma de la croqueta que deseemos. Se puede hacer con una manga pastelera para que queden más uniformes. El tamaño ideal son unos 4 o 5 cm de longitud.

Después batimos el huevo en un plato y en otro plato colocas el pan rallado. Y comenzamos con el proceso de rebozar. Pasamos a masa por el huevo y después por el pan rallado. Repetimos este proceso con todas las tiras que nos hayan salido.

Finalmente las ponemos a freír en una sartén con aceite o en una freidora, hasta que que las veamos a nuestro gusto. Las sacas de la sartén, y ya estarán listas para servir y disfrutar de ellas.

Siguiendo estos sencillos pasos podrás hacer unas deliciosas croquetas caseras. ¡Sigue los pasos y disfruta de este plato!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *