Las Natillas son uno de los postres que más gustan. Es uno de los postres estrella en la mayoría casas desde hace mucho tiempo. Y es que tanto su fácil preparación como su bajo coste hacen que sean tan demandadas. Además de lo ricas que son.

Con el paso de los años se han creado varias recetas para prepararlas de distinta manera. Sabemos que es un postre que se suele servir en frío, pero también hay quien le gusta caliente. Incluso tiene versiones de chocolate u otros sabores.

Y son tan populares que todo el mundo quiere comerlas. Pero hay a quien no les sienta bien, ya sea por la presencia del huevo, la lactosa u otro ingrediente. Por ello, en este post os vamos a mostrar la receta de unas deliciosas Natillas Caseras Sin Huevo, para que las puedan disfrutar todos los de la casa. Es una receta para seis raciones.

Ingredientes de las Natillas Caseras sin Huevo:

  • 600 ml de leche con o sin lactosa (dependiendo del gusto o la intolerancia)
  • 100 gr de nata líquida que sirva para montar ( con o sin lactosa)
  • Una vaina de vainilla
  • Una rama de canela
  • 1 gr de cúrcuma molida
  • 25 gr de maicena
  • 65 gr de azúcar
  • Una pizca de sal
  • Acompañamiento opcional: pueden ser galletas, bizcocho u otro ingrediente que se prefiera.

Preparación de las Natillas Caseras Sin Huevo:

  1. Comenzamos poniendo la leche en un cazo. Además, le incorporamos también la vaina de vainilla abierta y la rama de canela. Y lo calentamos todo hasta que veamos que vaya a comenzar a hervir.
  2. En ese momento, quitamos el cazo del fuego y tapamos el cazo. Lo dejamos reposar durante 15 minutos para que infusione.
  3. Cuando haya pasado el cuarto de hora, añadimos la cúrcuma al cazo y lo mezclamos bien. Este ingrediente será el que le de el tradicional color a las natillas.
  4. Y dejamos apartado el cazo hasta que termine de enfriarse todo.
  5. Mientras, mezclamos en un bol con unas varillas la maicena, el azúcar y una pizca de sal.
  6. Después, con la ayuda de un colador, añadimos al bol la leche que teníamos enfriándose en el cazo.
  7. Y removemos todo lo del bol con las varillas para que quede bien mezclado.
  8. Seguidamente, lo ponemos todo a calentar. A fuego lento, durante aproximadamente 25 minutos.
  9. No se debe parar de remover la mezcla cada poco tiempo mientras se calienta. Y seguimos haciendo esto hasta que veamos que la mezcla se va espesando. Tampoco debemos pasarnos, porque tenemos que tener en cuenta que cuando las natillas se enfríen, se espesarán todavía más.
  10. Si por el contrario, ves que aunque lo calientes sigue muy líquida la mezcla, añade maicena diluida con un poco de leche fría. Hay que dejar una mezcla homogénea y cremosa.
  11. Una vez que esté en el espesor deseado, repartimos la mezcla en varios cuencos. Y los metemos en el frigorífico, al menos durante dos horas.
  12. Cuando estén frías, ¡ya estarán listas para comer!

Acompañamiento de las Natillas Caseras Sin Huevo

Si deseas añadir un acompañamiento, puedes elegir entre distintas opciones:

  • Galletas o bizcocho remojados: deberás poner las galletas o el trozo de bizcocho al fondo del cuenco y después echar las natillas. Dejar que se enfríe todo en el frigorífico. De esta manera conseguirás un acompañamiento más bandito.
  • Galletas o bizcocho encima: si prefieres estos ingredientes más crujientes o esponjosos, sólo deberás ponerlos encima de las natillas antes de servirlas.
  • Otras alternativas: frutos secos, fruta natural, azúcar quemada o canela molida. Estos solo son algunos ejemplos, pero puede echarle imaginación y probarlas con lo que más te guste. Tan solo tendrás que poner por encima de las natillas, antes de servir, el ingrediente que desees.

Y esto es todo para poder disfrutar de unas estupendas Natillas Caseras Sin Huevo. No esperes más, prepáralo tu mismo en casa, a tu gusto. Sorprende a todos con esta fantástica receta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *