Los mejores postres cocinados con vino

Las fiestas navideñas implican comer más y disfrutar de las cenas con amigos y familiares. Aquí tienes una serie de postres elaborados con vino para sorprender a tus invitados.

Se acercan las fiestas de la Navidad y esto hace que todos comamos más, seamos más felices e incluso más golosos. Los postres se convierten en una parte importantísima de las cenas navideñas. Es por ello que puedes hacer que ese momento tan dulce sea inolvidable con estos postres elaborados con vinos.

Lo imprescindible que debes saber, antes de ponerte a cocinar, es que hay muy buenos sitios donde puedes comprar vinos baratos y de calidad para la elaboración de esos postres.

Helado de vino tinto

¿Te atreves en época de frío con este postre? Sorprenderás a todos tus comensales gracias a sus intenso sabor, digno de los mejores paladares. Para elaborar este postre necesitas un vino tinto que sea joven como ingrediente principal.

Ingredientes:

1 litro de vino tinto joven.

500 mililitros de nata.

400 mililitros de leche. Es importante que sea entera para que no se corte.

200 gramos de azúcar.

6 yemas de huevo.

2 ramas de canela.

Lo primero que hay que hacer en su elaboración es reducir el vino tinto a una tercera parte. Para ello, será necesario que lo viertas en un cazo o una olla y dejarlo calentar durante tres cuartos de hora. Posteriormente, dejarlo enfriar (fuera del frigorífico) durante una hora.

En otra olla o cazo, es necesario calentar la leche junto con la nata. Siempre a fuego lento. Mientras, puedes verter las yemas de los huevos en un bol junto con el azúcar hasta que se monten. Una vez conseguido, verter la mezcla en el mismo recipiente de la leche y seguir calentando a fuego medio. Una vez conseguido, hay que dejar enfriar la mezcla a temperatura ambiente durante una hora.

Por último, una vez enfriado el vino tinto, verter en la mezcla de la leche y mantenerlo en el congelador durante 5 horas. Es importante que cada hora lo remuevas para que se quede pastoso.

Transcurrido ese tiempo, lo único que te queda es ver la cara de tus invitados al disfrutar de este goloso postre.

Roscos de vino dulce

No hay postre más navideño que los roscos de vino. Y si encima son caseros el resultado al paladar es sobresaliente. El ingrediente principal que debes tener es vino dulce.

Ingredientes:

500 gramos de harina.

20 gramos de licor de anís.

100 gramos de vino dulce.

150 gramos de azúcar.

80 gramos de manteca de cerdo. Si es ibérico mejor que mejor.

80 gramos de aceite de oliva virgen extra.

20 gramos de sésamo.

Azúcar glas para la terminación del postre.

Lo primero que debes hacer es verte en una olla o un cazo el aceite con el sésamo hasta que aromaticen. Mientras tanto, introducir en un bol la harina, junto con el vino dulce, la manteca, el azúcar y el anís. Posteriormente, verter la mezcla del sésamo en la de la harina y amasar hasta que quede completamente mezclada.

Después, realizar con la masa formas de roscos de manera manual y hornearlos durante un cuarto de hora. Una vez transcurrido ese tiempo hay que dejarlos enfriar a temperatura ambiente durante media hora. No antes, porque si no te puedes quemar. Por último, decorarlos con el azúcar glas.

El último paso es sencillo. Lo único que tienes que hacer es tener un recipiente que los conserve bien para que no se pongan duros y no pierdan su esencia. Eso sí, dejarlos enfriar a temperatura ambiente para que no pierdan su especial sabor.

Si quieres ser la sensación de estas fiestas navideñas y que todo el mundo hable de ti y de tus golosas elaboraciones, pon el vino como ingrediente estrella en tus postres ¡Todos querrán volver a cenar a tu casa!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *