La comida a domicilio es un clásico de la gastronomía que lleva décadas acompañándonos. En muchas familias, es habitual reservar un día a la semana para pedir comida a domicilio, y este es normalmente el día preferido de los pequeños.

Pizzas, pollos asados, hamburguesas, sandwiches y bocadillos y un sinfín de aperitivos tipo patatas, nuggets de pollo… Los restaurantes de comida asiática, y en particular los de comida china, fueron los que más populares se hicieron, pero la realidad es que en la actualidad se puede pedir prácticamente cualquier tipo de comida a domicilio.

Otro de los clásicos es la comida italiana, y en especial las pizzas a domicilio. Aquí juegan un papel muy relevante los pequeños, pues a prácticamente todos los niños les gusta la pizza, de modo que no es extraño que, principalmente los fines de semana, una noche quede reservada para comer pizzas sin tener que salir de casa, esperando cómodamente la llegada del repartidor.

La comida a domicilio está viviendo un renacer gracias a las nuevas tecnologías. Si antes esta práctica dependía en gran medida de hacerse con los menús en el propio restaurante y llamar por teléfono, hoy es todo mucho más cómodo con los smartphones.

En primer lugar porque la mayoría de los restaurantes y locales de comida a domicilio disponen de página web en la que consultar el menú. Y además, muchos de ellos ofrecen cupones de descuento, ofertas y promociones por pedir comida a domicilio.

En el caso de las pizzas, su éxito es indudable por el propio concepto de la pizza. La comida italiana es una de las más conocidas en el mundo y la versatilidad que ofrece este alimento permite completarlo con todo tipo de ingredientes, todo tipo de combinaciones, hasta pizzas dulces.

El impacto del sector en la economía española

Un análisis interno de una potente empresa de reparto a domicilio indica que este negocio, incluyendo los pedidos por teléfono y online, aportó 2.400 millones de euros a la economía nacional en 2018.

La digitalización de la comida a domicilio es tan importante que 1 de cada 4 euros del total se deben a pedidos online, es decir, 600 de los 2.400 millones. Se estima que en el periodo comprendido entre 2018 y 2020, el servicio en línea será el que más crezca, aumentando su contribución hasta en un 50%.

Otro estudio, este elaborado por la consultora Kantar, afirma que 2 de cada 3 españoles reconoce haber utilizado en alguna ocasión el servicio de envío de comida a domicilio (delivery) y de comida para llevar (takeaway). El estudio, denominado “El consumo Out Of Home en 2018” indica que estas “nuevas” formas emergentes de consumo han sido utilizadas por 22 millones de personas.

En internet, estos canales superan ya a la compra en supermercados. La cesta online consigue 20 millones de actos, mientras que el “delivery” llega a 67 y el takeaway a los 107 millones.

Los tipos de comida a domicilio más demandados

Por momentos de consumo, pedir comida para llevar (takeaway), se utiliza sobre todo en el almuerzo, mientras que en el caso de encargar comida a domicilio (delivery), domina la cena. Los productos más demandados siguen siendo las pizzas y focaccias (39,5%), y le siguen los refrescos, las hamburguesas, las carnes y los arroces.

En cuanto a tipos de restaurantes, pues con el acceso masivo a internet y las aplicaciones de comida a domicilio, es posible casi en cualquier pequeña ciudad recibir en el domicilio comida italiana, mexicana, china, japonesa, tailandesa, turca, oriental.

Sorprende el crecimiento a nivel nacional de la comida hawaiana, con una demanda cada vez mayor, al igual que la comida vegana, las tapas, las recetas de pollo y la comida venezolana. Esta última tiene su explicación en la recepción de ciudadanos venezolanos que está viviendo España en los últimos años, que se cuentan por miles.

Otro indicador que mide el éxito de la comida a domicilio es que cada vez existen más empresas dedicadas a la preparación y envío de comida sana. No se trata por tanto de lo que se asocia con “comida rápida”, sino empresas gastronómicas que han visto un nicho de empleo en la comida sana a domicilio, y cuenta entre sus opciones la posibilidad de generar menús semanales atendiendo a todo tipo de cuestiones particulares (intolerancias, dietas bajas en sal, comida tradicional…)

Somos tan de la comida entregada en casa que en algunos restaurantes incluso ponen a disposición de los consumidores marisco a domicilio, para disfrutar de estos productos tan apreciados del mar. Incluso cuando llegan ocasiones especiales, véanse las comidas navideñas, son muchas familias las que optan por encargar sus menús, para así despreocuparse de cocinar.

Este renacer de la comida a domicilio es una muestra más de cómo los hábitos de consumo están cambiando gracias a las nuevas tecnologías. A empresas y consumidores no nos queda otra que adaptarnos a esta nueva realidad.

 
Autor: iRecetario
Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *